Relatos de fallas en la realidad, tercera parte

Relatos de fallas en la realidad, tercera parte

Un error en la realidad, comúnmente conocido como falla en la Matrix, sucede cuando experimentamos cosas que van más allá de la comprensión lógica: lagunas temporales, premoniciones, dimensiones alternas, universos paralelos, gemelos malvados, etc. Hoy les tenemos una nueva compilación con estas historias que a muchos fascinan.

Bucle de sueños.

Tengo una aplicación en mi celular que viene con un apartado para promover los sueños lúcidos. Inicia con una voz de mujer que dice “Estás soñando” repetidas veces con algún tipo de eco en el fondo. Un día, estaba en el trabajo y empecé a escuchar la misma voz algunas veces de forma aleatoria. Revisé mi celular para ver si había activado la aplicación sin querer, pero apenas se iluminó la pantalla, desperté en mi cama mientras el sol se levantaba.

Un poco asustado, me dirigí al baño. Entonces, mientras iba camino al trabajo en mi auto, volví a escuchar la misma voz, esta vez en la radio. Cuando apagué el auto (mucho más asustado ahora), desperté nuevamente en mi cama mientras el sol salía. Esto me sucedió 3 o 4 veces más, en partes diferentes de ese “día”. No pude volver a creer que estaba en mi vida real durante casi una semana, y desde entonces me niego a ejecutar nuevamente esa función de la app.

¿Universo paralelo?

Me sucedió a inicios del 2000 mientras laboraba como agente penitenciario en un centro de detención juvenil en una pequeña ciudad en el estado de Oklahoma. Tenía el turno nocturno y en aquella época iba al trabajo a las nueve de la noche. Una noche, cuando llegué al trabajo, mi supervisor me vio con cara de confusión y me preguntó qué estaba haciendo allí. Le dije “trabajo hoy en la noche”, y respondió “me dijeron que habías llamado hace unas horas reportándote enfermo”. Quedé confundido y le dije “probablemente fue otra persona la que llamó y se confundieron”.

El inicio del turno fue algo extraño, pero seguimos la rutina y nos posicionamos cada uno en el lugar que correspondía. Fui a la sala de control donde generalmente me quedo. Este lugar está en el medio de la prisión y tiene un control directo de todas las cámaras, puertas, teléfonos y todo lo demás. Después de dejar todo listo para el resto de la noche, le eché un vistazo al mensaje que dijeron que había dejado. Decía que llamé alrededor de las 18:50 y que informé que había enfermado mientras arreglaba el desorden que la tempestad había provocado. Había caído una fuerte lluvia la noche anterior y fue bastante caótico, pero no había sucedido nada que tuviera que “arreglar”. Todo muy extraño.

En ese momento el supervisor entró en la sala. Además de compañero de trabajo, también era mi amigo, y empezamos a hablar sobre la rareza de todo aquello. Mientras estaba allí conmigo, decidí llamar a mi esposa, que estaba en casa, para contarle aquella loca historia. Tomé el teléfono y digité el número. Después de llamar dos veces, una voz ronca me dijo “¿Bueno?” Y no supe qué responder durante algunos segundos. Le dije, “¿Quién habla?”. “Habla Taylor, ¿quién es?”, me respondió la persona al otro lado del teléfono. Mi cabeza empezó a dar vueltas pues mi nombre también es Taylor. Casi le grité “¿Dónde está Ann?”, el hombre me respondió “Ann está dormida. ¿Quién habla?”.

Solté el teléfono y le dije a mi supervisor que me cubriera, que necesitaba ir a casa, y me dirigí corriendo a la puerta. Pude escuchar a Dave tomar el teléfono y decir “¿Bueno?” seguido de un “¿Pero qué diablos es esto?” bastante sonoro. Corrí hasta mi auto y conduje a una velocidad muy por arriba de la permitida, mi mente trabajaba muy rápido. Entré a casa bruscamente y mi mujer, que estaba acostada en el sofá viendo la televisión, se impresionó de verme allí. Le pregunté sobre la persona que estaba con ella y Ann me dijo que nadie había estado allí. Después de una conversación considerablemente larga, intenté llamar al supervisor para explicarle lo que estaba sucediendo, pero el teléfono estaba muerto.

Regresé al trabajo y cuando entré a la sala, Dave actuaba extraño y me preguntó “¿cómo diablos estás haciendo eso?”. Me dijo que cuando salí, tomó el teléfono y la persona al otro lado parecía ser yo. Se asustó un poco y colgó. Un minuto después de ver mi auto salir del estacionamiento, supuestamente le regresé la llamada y le pregunté qué carajos estaba pasando. Me dijo que parecía molesto, que le dije que estaba enfermo y no quería tener que ver con esas bromas, que dejara y llamar y colgué. Después de convencerlo de que no tenía idea de lo que estaba pasando, volvimos al trabajo normal.

Después, me enteré que la línea telefónica de mi vecindario había sido cortada la noche anterior a causa de la tormenta. Y esto es lo más extraño que me ha sucedido.

¿DOPPELGÄNGER?

Cierta ocasión, mi esposa y yo regresábamos a casa de una cena. Cuando abrí la puerta de la casa, la vi sentada en el escritorio trabajando frente a la computadora, en el sitio donde siempre está cuando llego a casa, nada fuera de lo normal. Excepto que esa vez ella iba detrás de mí. No supe qué decir y seguí con la rutina. Supuse que fue cosa mía. Cuando fuimos a dormir, le dije que la había visto en la computadora, se puso seria y me dijo que cuando abrimos la puerta, también se vio trabajando en la computadora.

Fue la cosa más extraña de mi vida. Y el hecho de que la pequeña de dos años de nuestro vecino, cuando venía a casa, se quedara apuntando a la televisión apagada diciendo que “la persona en la TV está haciendo muecas feas de nuevo”, y que se quería ir, no nos dejó dormir muy bien aquella noche.

¿Falla de la Matrix o del auto?

Hace diez años volvía de un viaje en automóvil con algunos amigos. Recibí una llamada de mis padres preguntándome a qué horas llegaría, y les expliqué que aproximadamente en media hora. Casi un minuto después, tomamos una curva. Era una noche de Luna llena y podíamos ver su reflejo en el lago y el resto de la carretera que estaba vacía. De la nada, el carro se apagó completamente durante un instante; no había luz en el tablero ni en los faros. La música que se estaba reproduciendo también se detuvo, y regresó a la primera canción del CD que estábamos escuchando.

Y ahora se podía ver un automóvil detenido por la policía a unos 400 metros de distancia que, estoy seguro, no estaba allí instantes antes. Como ya era tarde, creí que me había dormido momentáneamente. Incluso así, me pareció extraño. Un minuto después, el conductor del auto bajó el volumen del estéreo y preguntó “¿le pasó a alguien más o solo a mí?” Los pasajeros de asiento trasero también se sorprendieron “creí que me había dormido…”, dijo uno. Fue cuando nos dimos cuenta que el reloj del auto había avanzado una hora en aquella falla de un segundo. Para evitar la histeria colectiva, llegamos a la conclusión de que el carro presentó algún tipo de falla y por eso el reloj cambió, el tablero se apagó, el CD se reinició y todo lo demás. Pero cuando llegamos a mí casa, 30 minutos después, estábamos atrasados una hora. Perdí una hora de mi vida y no sé cómo.

El examen.

Recuerdo algo que me pasó en quinto grado. Estaba sentado en la clase haciendo un examen. Era una de esas pruebas donde la profesora escribe la pregunta en el pizarrón y nosotros escribíamos la respuesta en una hoja. Después de la tercera pregunta, empecé a darme cuenta que ya había visto aquellas preguntas en el mismo orden, y sabía todas las respuestas.

Levanté la mano y le dije que ya habíamos hecho aquel examen con las mismas preguntas, pero todo lo que recibí fue una mirada confusa de la profesora y de mis compañeros. “¿De verdad?”, dijo la profesora. “¿Entonces, cuáles son las siguientes respuestas?”.

Escribí en el papel las respuestas que venían a mi cabeza. Vio la hoja, verificó las preguntas en su cuaderno y canceló la prueba. Pasé el resto del día con la profesora y la directora de la escuela siendo acusado de haberme robado la prueba antes de hacerla. La directora obligó a la profesora a que revisara todas sus pruebas y actividades pasadas, para ver si no había hecho aquella prueba accidentalmente. Le preguntaron a los demás niños, pero ninguno recordaba haberla hecho.

Mira el video: Fallas en la Matrix IV – 3 historias

Like this post? Please share to your friends:
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: