5 sonidos misteriosos que la ciencia no logra explicar

5 sonidos misteriosos que la ciencia no logra explicar

Los sonidos misteriosos no son materia exclusiva del cine de terror. Algunos fenómenos acústicos, debido a su extraña naturaleza, son capaces de quitar el sueño a los científicos incluso durante décadas. Sin embargo, aunque demora un poco, al final terminamos encontrando una explicación. Uno de los ejemplos más famosos fue el misterioso “Bloop”, un sonido de baja frecuencia extremadamente poderoso descubierto por primera vez en el año de 1997.

Al comienzo, una de las teorías más populares señalaba que el sonido provenía de un animal de dimensiones muy superiores a las de una ballena azul. Tras múltiples investigaciones a lo largo de una década y media, se concluyó que el Bloop fue causado por una gigantesca plataforma de hielo rompiéndose en la Antártida.

En nuestros días, existen múltiples sonidos que siguen cautivando a las mentes más brillantes. Conoce cinco fenómenos acústicos que aún no tienen una explicación científica definitiva.

1 – Temblores en el cielo.

El término en inglés “skyquakes” (“temblores en el cielo”) es utilizado para referirse a un fenómeno acústico que ha sido presenciado en diversas regiones del globo, desde el río Ganges en la India al mar de Japón. Se trata de una misteriosa “explosión” que frecuentemente es descrita por los testigos como “una bola de cañón siendo disparada desde el cielo”.

Generalmente son escuchados en zonas próximas a grandes cuerpos de agua, ocasionalmente rompiendo objetos de vidrio como ventanas y platos. Algunos episodios fueron explicados por aviones militares rompiendo la barrera del sonido; sin embargo, no todos los skyquakes se generan de esta forma, pues los relatos se remontan a épocas previas a la invención de esta tecnología.

Aunque no puedan determinar el origen de este sonido, los científicos han especulado algunas causas probables. En las costas, estas explosiones pueden originarse cuando olas gigantescas atraviesan acantilados. A través de mecanismos poco comprendidos, las dunas de arena también son capaces de producir sonidos, entre estos, grandes explosiones.

Entre las opciones también se manejan las explosiones sónicas generadas por los meteoroides a medida que se adentran en la atmósfera terrestre, las ondas de choque causadas por eyecciones de masa coronal en el Sol que rompen el campo magnético de la Tierra, truenos distantes que rebotan en la atmósfera superior del planeta, erupciones volcánicas a la distancia, terremotos profundos que originan ruido al partir la corteza terrestre y burbujas de gas emanando de respiraderos subterráneos bajo los lechos oceánicos o lagos.

2 – Hum.

De Canadá a Nuevo México y de Escocia a Nueva Zelanda, un sonido constante de baja frecuencia ha venido afectando a un gran número de personas desde la década de 1960. La mayoría de las personas que ha sido afectada por el zumbido lo describe como un sonido parecido al de un camión en marcha. Peor aún, los protectores auditivos parecen ser incapaces de bloquearlo.

Comúnmente referido como “hum” o “zumbido de Taos” (derivado del nombre de una ciudad en Nuevo México, Estados Unidos), el fenómeno ha sido tan ampliamente documentado que se ha generado una gran cantidad de estadísticas: generalmente puede escucharse en ambientes cerrados, solamente el 2% de la población tiene la capacidad de percibirlo, se vuelve más fuerte durante la noche, los casos son más frecuentes en áreas rurales y suburbanas y generalmente lo escuchan personas de mediana edad.

Algunos creen que el hum no es de naturaleza física, sino psicológica, escuchado por personas que se concentran demasiado en el ruido ambiente. Maquinaria industrial, redes eléctricas, torres de telefonía, el ruido del ferrocarril e infinidad de fuentes obvias han sido desestimadas. Sin embargo, otras aún no han podido descartarse tales como los sismos, líneas subterráneas de energía o gas, construcción de túneles, dispositivos inalámbricos de comunicación y, evidentemente, extraterrestres.

David Deming, geólogo de la Universidad de Nebraska, llevó a cabo un estudio donde sugiere que el Hum puede generarse en las transmisiones de radio de muy baja frecuencia utilizadas por instituciones militares. Otros sugieren que el zumbido se genera en fenómenos geológicos naturales. Es un hecho muy bien estudiado que algunos animales tienen la capacidad de anticipar los terremotos, por lo que otra teoría es que los humanos con audición superior tienen la misma capacidad.

3 – La melodía de los Colosos de Mêmnon.

Se trató de un fenómeno sonoro escuchado hace miles de años. El punto que marca el lugar de los hechos se encuentra al oeste del río Nilo, en las inmediaciones de Luxor, Egipto, donde unas enormes estatuas de piedra llamadas Colosos de Mêmnon fueron elegidas para honrar al faraón Amenhotep III.

De acuerdo con los registros históricos, en torno al año 27 a.C. un gran terremoto rompió parte de la base de una de estas estatuas gigantes y también colapsó la parte superior de la estructura. Tras este acontecimiento, los locales empezaron a escuchar una extraña “melodía” que provenía de la estructura.

Era un sonido que generalmente se percibía con el crepúsculo matutino entre los meses de febrero y marzo, aunque esto probablemente atienda más a la temporada turística que a una tendencia real, pues el misterioso sonido atraía a personas de todos lados.

Para Estrabón, célebre geógrafo e historiador griego, el sonido se asemejaba al de un soplo. Por su lado, el viajero y geógrafo griego Pausanias lo comparó con la cuerda de una lira rompiéndose.

En nuestros días, los científicos creen que este sonido se generaba por el aumento del calor y la humedad en las ruinas a medida que el Sol aparecía en el cielo. Sin embargo, es imposible verificar esta teoría pues aunque las estatuas aún existen, el sonido se ha ido.

En torno al año 199 d.C. el emperador romano Lucio Septimio Severo ordenó la restauración de las estatuas y la melodía desapareció.

4 – Upsweep.

En realidad, el Upsweep comprende una serie de sonidos detectados en las profundidades del lecho oceánico que viaja rápidamente a la superficie como un aullido sobrenatural de baja y alta frecuencia. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos, a través de una serie de hidrófonos instalados en el Pacífico, lo detectó por primera vez en 1991.

Curiosamente, el sonido evoluciona a lo largo del año, volviéndose más frecuente en primavera y en otoño, aunque los científicos no tienen certeza de que esto atiende a cambios en la fuente del sonido, o variaciones en el ambiente que sirve como medio para la transmisión del mismo.

Aunque hay una explicación lógica para el Upsweep, todavía no ha sido confirmada: volcanes submarinos. Se cree que el sonido puede generarse cuando la lava incandescente entra en contacto con el agua fría en el fondo oceánico.

Aunque todavía puede ser detectado en la actualidad, el nivel del Upsweep ha venido disminuyendo al paso de los años.

5 – El llamado de una ballena a 52 Hz.

Detectado por primera vez en 1992 en el Pacífico Norte por una serie de hidrófonos secretos de la marina estadounidense, los investigadores jamás han visto de cerca la fuente de este sonido que, se supone, es el llamado de una ballena diferente a cualquier otro conocido.

Por las características del sonido, no sólo parece relacionarse con los de otras ballenas, sino que comparte ciertas similitudes con el llamado de las ballenas de aleta y azules. Se trata de llamados cortos y sucesivos en un rango muy poco usual de 52 Hz, muy superior al de otras especies de ballenas. Por ejemplo, las ballenas azules generalmente emiten sonidos entre los 10 y 39 Hz y las ballenas de aleta a 20 Hz.

Se cree que el sonido proviene de algún animal con una malformación, o tal vez un híbrido, como la descendencia de una ballena azul con una ballena común. Otros investigadores sugieren que simplemente el sonido es algún dialecto, un lenguaje distinto empleado por animales comunes.

Aunque lo han apodado “el llamado de la ballena más solitaria del mundo”, los expertos en vocalización señalan que comparte muchas características con el típico llamado de una ballena azul, por lo que otras ballenas realmente pueden escucharlo, y posiblemente responderlo.

Mira el video: Top 10 Fenómenos Naturales Que La Ciencia No Puede Explicar

Like this post? Please share to your friends:
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: